Pensamientos sueltos

El reinicio

Si, lo se, ha pasado bastante tiempo desde mi ultimo post y varias semanas desde el comienzo del 2024.

Pero necesitaba estar tranquila, estar con la mente y el corazón en calma para poder compartir reflexiones acerca del nuevo año, cosa que llevo haciendo desde hace un tiempo cada vez que se cierra un ciclo y empieza otro nuevo.

Lo se, he tardado, pero era necesario y aquí estoy, contándote unas cuantas cosas y esperando compartir otras tantas más contigo que me estás leyendo y, ojalá, saber también cómo te ha ido a ti y qué esperas para el nuevo año.

Pues lo primero que te cuento es que doy las gracias al 2023! Ha sido un año increíble, lleno de cosas nuevas, algunas no tan buenas que, aún así, se han podido resolver favorablemente.

Con toda sinceridad, no puedo quejarme de nada, sino más bien solo agradecer cómo han ido las cosas durante todo el año, aún cuando no ocurría lo que yo esperaba, quería o deseaba.

El 2023 ha sido un año de viajes y de aventuras también, interesantes, divertidas, y de mucho movimiento.

Me encanta el movimiento. Y cuando hay movimiento, hay aprendizaje, hay cambios, hay renovación.

Todo siguió su curso y lo más fantástico, lo que verdaderamente llevo en el corazón con respecto al 2023 es: la comprensión. Pues si, lo más valioso del año que ya no está, ha sido comprender y evolucionar; aprender, aceptar, creer y frenar el ritmo.

Oh sí, frenar y decirme a mi misma: ¡calma! Qué maravilla ha sido decirme y repetirme hasta la saciedad: ¡calma! No corras, espera, descansa, ya vendrá, ya será. Confía y quédate tranquila, descansa. ¡Calma!

También te digo que los miedos no están del todo abandonados, aún están allí, dando vueltas en mi cabeza, bloqueando una u otra acción o decisión. Aún dejo que me acompañen porque, total, los miedos nunca nos abandonan del todo.

Son compañeros de camino que, en el fondo, nos sirven para reaccionar. Son un empuje a la acción si evitamos que decidan por nosotr@s y nos congelen, ya que decidir no es parte de su función.

Nunca sabes cuando la vida te va a dar un susto o cuando va a dar uno de esos vuelcos que, de repente y sin avisar, cambia todos tus esquemas y equilibrios. Y te deja allí, desolad@ y con un rechazo mental tremendo, mientras piensas en como replantearte toda tu vida, esa vida que tenías tan planificada, organizada, prevista. Esta vida en la que tan comod@ estabas y que ahora, a la fuerza, debes cambiar.

Y es cuando te encuentras en esa encrucijada donde o aceptas, reaccionas y reinicias. O bien te condenas a hacer esfuerzos sobrehumanos (y sin éxito) para intentar quedarte donde estás, cuando en realidad todo ha cambiado y no hay vuelta atrás. Porque nada vuelve a ser como antes, nunca.

Todo cambia. Constantemente. Y esto me encanta, sea como sea, me guste o no al principio. El cambio es liberación.

He estado pensando mucho en todas estas cosas durante el año pasado. Me preguntaba a menudo: ¿y si esto que tanto me gusta de repente cambiara o desapareciera?

Podían ser mil cosas distintas, pero pensaba en un cambio repentino y que no querría. ¿Cómo cambiaría mi vida? ¿Qué debería hacer? ¿Cuán de resistente al cambio me sentiría y cómo lo gestionaría? Y sobre todo me preguntaba: ¿Cuánta confianza tendría en la vida, en mi, en el presente y en el inminente futuro?

Gracias a estos pensamientos he podido apreciar aún más la vida y el presente, dándome cuenta de la suerte que tengo, me vayan bien o me vayan no tan bien las cosas. Suerte o voluntad de que las cosas lleguen a una resolución positiva, ya que, pase lo que pase, esta siempre es mi intención. Resolver para comprender y evolucionar.

Gracias al 2023 y a todo lo que he vivido y experimentado, he podido elegir la palabra, mi palabra, para el 2024:

REINICIO

En el 2024 le he dado al botón del Reinicio.

Reinicio mi mente y la libero de todas las ideas pre-construidas que han estado bloqueando mis actos y sofocando mis sentimientos.

Reinicio mi mente y la invito a abrir más la perspectiva con la que analiza las cosas, para así abrir el campo de las posibilidades y de las oportunidades.

Reinicio mi mente y elimino la rigidez a la hora de interpretar las cosas, la vida, las personas y a mi misma.

Reinicio porque no hay vuelta atrás. No me interesa volver atrás, quiero estar aquí, en el presente y disfrutarlo a tope.

Reinicio mi actitud hacia el presente y la centro en el, no porque no me interese el futuro inminente.

Pensaré en él cuando me veré bien centrada y enfocada en el presente, confiada y compasiva hacia mi misma, hacia mi historia, hacia la historia de mi familia y de todas las personas que me acompañan en esta dimensión, como en cualquier otra, física y espiritualmente.

Hay lugares que transformamos en nuestro refugio. Esos lugares a los que nos dirigimos siempre y cuando necesitamos sentirnos segur@s y protegid@s. Reinicio mi mente para que sea definitiva y profundamente consciente de que el refugio que he elegido soy yo, mi misma.

Soy mi refugio, soy mi centro de seguridad porque creo intensamente en mi misma, en mi alma y en los mensajes que, de mil formas distintas, recibo de ella a diario y que son mi guía en esta dimensión terrena.

Y desde mi refugio, tan acogedor y cálido, reinicio mi mente para que, a partir de hora y sin vuelta atrás, me acepte y me quiera tal y como soy. Porque solo así podré sentir y comunicarme con mi alma.

Porque solo así podré aceptar y querer a los demás, también tal y como son. Porque solo así podré aceptar lo que ocurre tal y como es, y hacer todo lo que está en mis manos para cambiar lo que puedo cambiar; y para aceptar lo que no puedo cambiar. Solo así podré actuar consecuentemente a lo que ocurre.

Reinicio mi mente a la calma, a la confianza, al tomarse las cosas desde otra perspectiva, más sencilla, más ligera, más divertida, más sincera y más amorosa.

¡2024, reiniciamos!

~

Vittoria Veri Doldo ~ Health Coach

p.d. no te pierdas lo que viene a partir de ahora eh!! Queda atent@.... ;-)

2 Comentarios

  • Raul Fernando Torres

    Hola Vittoria. Agradezco a Dios que estés bien, pues luego de este 2023 he aprendido a vivir mejor agradeciendo por aquellas cosas y personas que aun estan y nos ayudan a seguir con todas las pilas. También aprendiendo a reiniciarme, ya que tuve un ACV allá por octubre y hay muchas cosa que hacia diario y ahora me cuestan. Igual el agradecimiento por lo que si puedo y aun tengl, me mantiene con la llama para seguir adelante y vivir a pleno el aquí y ahora. Saludos y gracias por compartir

    • Sanate.info

      Estimado Raúl, me alegra mucho saber de ti y, sobre todo, saber que estás bien no obstante el problema de salud que menciona. Me quedé muy impactada al leerte y espero sinceramente y de todo corazón que poco a poco puedas recuperarte al 100%. Admiro tu valentía y tu generosidad al compartir lo que has vivido y se que no debe haber sido una experiencia fácil… Y me alegro el doble si tu también estás en el proceso de reinicio! Es que no tenemos otra, más aún cuando transitamos esos vuelcos inesperados que da la vida. Te deseo todo lo mejor posible en tu camino de aprendizaje y espero que, aunque sea un pequeñísimo granito de arena, lo que compartamos acá sirva para seguir adelante con más fuerza y buenas energías. Muy agradecida por compartir contigo este espacio y por tu siempre valiosas aportaciones. Te mando un abrazo desde España, buena vibra y bendiciones para ti _/\_ :-)!!!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Bienvenidos a Sanate
error: Content is protected !!