Pensamientos sueltos

En tiempos difíciles hay que ayudarse [video motivador]

Pues parece que salimos de una y ya nos metemos en otra.

Esto no solo a nivel personal (¡cuántas personas ahora mismo están pasando por momentos muy duros!) , si no también a nivel social y mundial.

Saltamos de la pandemia a una inminente crisis económica que está allí allí, a punto de explotar y arruinarnos a tod@s. ¿No había sido suficiente todo el caos y el dolor vivido en el 2020?…

Precios que suben hasta las estrellas y sin ganas ni remedios de volver a bajar.

El político o dictador de turno que se levanta por la mañana y no tiene otra cosa que hacer que atacar otro país para que sea suyo.

La televisión que nos enseña un sin parar de malas noticias, dibujando a toda costa un mundo nefasto en el cual da miedo vivir.

Enfermedades de todo tipo que parece cuadruplicarse y salir hasta desde las alcantarillas como para advertirnos que ¡nadie quedará sano!

Recursos que parecen escasear y que por lo tanto dejarán a gran parte del mundo sin comida, sin agua y sin nada.

En este escenario tan desastroso, ¿Cuánta gente consigue mantenerse optimista, tener esperanza, creer en el próximo y mantener una mente sana?

La idea pues es que nos convirtamos en una sociedad enferma! Mental, físico, emocional, social y económicamente enferma. Angustiada y sumisa. Es la mejor manera de tenernos controlados y manipulados.

Esto es lo que el sistema en el que vivimos quiere hacernos creer. Parece que cuando algo va más o menos bien, en seguida se sacan algo de la manga para anular cualquier aliento de esperanza, fomentando una idea de desconfianza absoluta, no solo hacia los demás sino también hacia nosotros mismos.

Es decir, es tal y tan grande la negatividad con la que nos bombardean por todas partes, que dime tu a quien le quedan fuerzas para cuidar de si o bien ¡Imagínate cuidar de los demás!

Así es un sin vivir, ¿Cómo quieras que no enfermemos? ¡Es casi inevitable!

No ha sido suficiente todo lo que se ha estado provocando hasta ahora. Quien manda aún no está contento. Quizás porque, entre los que manejan los hilos de ese tan ansiados poder y avidez de dinero, ninguno quiere repartir el pastel. Y no se ponen de acuerdo y se atacan entre ellos, a ver quien consigue sacar más pasta a costa de todos los demás (que somos nosotros).

Pues he tenido varias crisis, sobre todo tras la pandemia. Y creo que como a mucha gente le habrá pasado, no me he reconocido en este mundo, tal y como lo pintan.

Y finalmente, con cierta fatiga, he entendido que es bueno no reconocerse en este falso teatro que yo llamo ‘El Mundo Según Ellos’.

Pues que sea SU mundo. Esa parte se la dejo y con todo mi corazón.

Yo me voy al otro bando, el que muchos no quieren.

El bando de los que aprendemos a movernos a un ritmo lento, porque no hay motivo para hacer todo con prisas, con ansias, con miedo a quedarnos ‘sin’. Sin dinero, sin casa, sin trabajo, sin pareja, sin alma…

El bando de los que confiamos, que damos a cada cosa un valor que no es económico, un valor que nada tiene que ver con la apariencia.

El bando de los que nos ayudamos a nosotros mismos para así ser capaces de ayudar a los demás.

El bando de los que intentan hacer todo lo posible para mantener encendida la luz interior a toda potencia, y así dar vida y color al mundo que ellos quieren destrozar y ¿a cuenta de que?… Poder y dinero.

Pues yo paso. Lo dejo. Me quedo en mi bando.

Ya lo se, me dirás pues que nadie puede negar que hay mucha locura, muchos peligros, más enfermedades, una economía que beneficia solo a las personas exageradamente ricas, que todo se ha vuelto más difícil desde hace unos cuantos años.

Estoy contigo, ni se me ocurre negarlo. Pero esta NO es la única realidad. ¡Al contrario!

Hay más gente buena que mala, sino estaríamos matándonos las 24 horas uno con otro y ya quedarían unos pocos!!

Hay más gente dispuesta a ayudar que a hacer daño, de la forma que sea. Pero de esta gente buena apenas se habla.

De lo que realmente importa, de lo que nos ayudaría a avanzar y evolucionar a lo grande como colectivos, como sociedad, como individuos, como familia, como parejas, como trabajadores, como todo, no se habla. Porque a los de ‘El Mundo Según Ellos’ no les interesa, ya que no les aporta ni dinero ni poder.

Sean cuales sean tus circunstancias, aguanta. La vida está hecha de ciclos. Antes o después cada ciclo da paso a otro y los ciclos no van a ser siempre malos.

Las cosas no pueden ir siempre bien. Y tampoco constantemente mal.

Tu actitud es fundamental, sobre todo durante los ciclos malos. Puedes decaer, por supuesto. Pero lo justo.

No te quedes demasiado en la desesperanza. No nades en tus penas. Porque si te quedas allí, más largo se hará el ciclo en el que estás y más difícil se te hará encontrar soluciones, reaccionar y aceptar tus circunstancias.

Jamás hay que perder la esperanza.

Seguiremos hablando de este tema que, como entenderás, me tiene bastante guerrera y hasta intensa!!!

Pero ahora te dejo que un video sencillo de poco más de dos minutos que espero te guste.

Si eres del bando que te comentaba, pues estarás conmigo en que, para cambiar las cosas, hay que mostrarle a los que no lo saben que ayudarnos, apoyarnos y confiar es lo único que nos hará seguir adelante. Y a quien no lo sabe, se les enseña y se le deja libre de decidir en que bando quiere quedarse.

 

~

Vittoria Veri Doldo ~ Health Coach

Sanate.info

Mi nombre es Vittoria Verí Doldo, una entrenadora persistente, intuitiva, optimista. La vida me tiene enamorada y compartir me aporta felicidad. Soy Health Coach, experta en el desarrollo del capital humano (personal y empresarial); el enfoque de mi trabajo es holístico ya que considero la persona como un todo. ¿Qué más decir? ¡Mi trabajo es mi pasión!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Bienvenidos a Sanate
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: