Curiosidades

Horas espejos y sincronicidad: funciones y significado

Las horas espejo o bien horas invertidas son números que pueden leerse igual de derecha a izquierda y i de izquierda a derecha, como por ejemplo 11:11; 18:18; 20:20 etcétera.

Al parecer, si miramos la hora y coincide con una hora espejo, podría tratarse de un mensaje que nos dan nuestros ángeles de la guarda, nuestro seres queridos ya fallecidos, el mismo Universo. Se trataría de una señal, una oportunidad que la vida nos da para reconectar con aquello que necesitamos o deseamos, o bien una manera de establecer un canal de comunicación con seres espirituales o con el cosmos.

Se trataría de un mensaje que invita a la calma, a la confianza, a la determinación, a la fortaleza para llevar al cabo nuestro propósito, para superar un momento difícil, para cuestionar el momento que estamos viviendo y las dudas que nos inquietan.

Ya que nuestra vida está fundamentalmente construida a raíz de las agujas del reloj y del curso del tiempo, ¡qué mejor herramienta que utilizar las horas del reloj para hacernos llegar mensajes espirituales!

Esto es lo que la numerología estudia e intenta interpretar.

Cuando nuestra vista cae en el reloj justo en una hora espejo, se cree que podemos aprovechar para expresar un deseo, para respirar hondo y reconectar con nosotros mismos desde la calma, para parar y conectar con algún ser querido esperando una señal que nos ayude a encontrar respuestas.

11:11

La hora espejo 11:11 es una de las más buscadas y de las más estudiadas e interpretadas.

El mensaje que se nos hace llegar es que es el momento de focalizarse en pensamientos positivos, abandonando la tendencia a interpretar las cosas desde una perspectiva negativa, y tomar el control sobre ti mismo para recuperar tu fuerza interior y la claridad que la misma te aporta. Los ángeles además quieren que sepamos que nos protegen y que vamos bien encaminados, que no dudemos ni temamos y que sigamos adelante.

Ver el 11:11 es una llamada de atención positiva para que vivamos el momento, ese momento. Todas las personas que vemos esta hora espejo recibimos un importante mensaje espiritual para que no nos perdamos, para que sigamos nuestro camino cumpliendo con nuestro propósito de vida, que no nos dejemos arrastrar por un sistema que nos arrastra y nos hunde en el miedo, en la incertidumbre, en el individualismo, en la desconfianza y todo lo que negativo que puedas imaginarte.

No existe la casualidad, existe la sincronicidad

Carl Gustav Jung llegó Jung hablaba de la conexión profunda que existe entre el individuo y su entorno, la cual, en determinados momentos, genera una atracción que crea circunstancias coincidentes, teniendo un valor específico para las personas que la viven, un significado simbólico o siendo una manifestación externa del inconsciente colectivo. Se trata de esos eventos que, cuando se producen, los  asociamos a la casualidad, a la suerte, a la mano de Dios o a la magia, según cuales sean nuestras creencias.

Una experiencia sincrónica se produce en el momento perfecto, exactamente cuando es necesario, ni un segundo antes ni un segundo después, cambiando el curso de nuestras circunstancias y cambiando nuestros pensamientos.

Según Jung, todas las fases de transición que vivimos, sobre todo la que nos tocan interiormente (un cambio de trabajo, un divorcio, una perdida en general) están especialmente caracterizada por la presencia de momentos sincrónicos. Esto porque es cuando más necesitamos reestructurarnos, transformarnos, abrirnos al cambio y conectar con nuestro interior y con nuestro entorno. Pero de verdad, porque estamos obligados a abandonar nuestra zona de confort, nuestros patrones, nuestros pensamientos y nuestros hábitos para empezar un nuevo camino.

Por esta razón es importante estar atent@s en lo que ocurre a nuestro alrededor.

¿Y por qué las señales no pueden ser más claras?

Pues fácil, porque si no, no haríamos ni el menor esfuerzo para avanzar y estaríamos esperando actuar solo cuando nos llegara la respuesta.

El hombre es, por naturaleza, un ser muy creativo pero muy perezoso, que siempre busca la vía fácil para evitar problemas, fatiga y dolores de cabeza! Tenemos todos una tendencia natural a la pereza, a la inacción, a anclarnos a lo conocido para no hacer esfuerzo. Y pese a ser al mismo tiempo aventureros curiosos con una innata necesidad de descubrir el mundo y sus misterios, en un eterno movimiento de búsqueda y de cambio.

Para que esto último se mantenga siempre vivo, necesitamos un empujón muchas veces, algo que despierte nuestro interés y nuestra curiosidad, algo que llame nuestra atención, algo que nos obligue a espabilar para seguir buscando respuestas.

¿Y tu, sueles ver siempre la misma hora espejo?

¿Has vivido alguna sincronicidad de las que te cambian la vida?

~

Vittoria Veri Doldo ~ Health Coach

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Bienvenidos a Sanate
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: