Medio Ambiente,  Nutrición

Las 10 frutas más refrescantes para consumir en verano

El Planeta está cambiando y esto es normal, porque todo lo que existe se rige en la transformación continua.

El tan negado calentamiento global ya es una realidad y no de ahora. Nos afecta muchísimo, más de lo que creemos o de lo que lleguemos a ser conscientes. Y cualquier remedio que se vaya poniendo en los próximos años no será suficiente para solventar los efectos que se han ido produciendo, porque siempre llegaremos tarde.

Nos estamos enfrentando a veranos siempre más agresivos, con temperaturas a la que no estamos en absoluto acostumbrados, y frente a las cuales nuestros entornos no están mínimamente preparados.

Hay que vigilar mucho tanta exposición al calor, sea directa o indirecta,  y a las altas temperaturas.

En este proceso de transformación, podemos hacer tantísimas cosas que nos ayudan a transitarlo de una forma más saludable. Una de ellas es, protegernos gracias a la alimentación.

Necesitamos pues ingerir alimentos que tengan un efecto termogénico refrescante para nuestro metabolismo.

Las plantas crecen y se desarrollan en un clima y condiciones ambientales determinados, lo cual produce una serie de características físico-químicas que nos transmiten cuando las ingerimos.

La Medicina tradicional China y la Ayurveda, las más antiguas del mundo, clasifican minuciosamente las plantas según su naturaleza.

Esto nos permite entender y aprender cómo combinar los alimentos según nuestra constitución, estilo y fase de la vida, estación y el lugar donde vivimos. Si, porque todo influye.

Esta clasificación vale para todo tipo de alimento, no solo para las plantas o las frutas. Por esto es muy importante conocerla y aprender a combinar adecuadamente todo lo que ingerimos.

Hay dos criterios fundamentales y relativamente fáciles que podemos seguir a la hora de alimentarnos correctamente, según estemos en verano o en invierno.

En verano es más conveniente elegir alimentos de naturaleza fría, fresca o neutra; evitar cocciones demasiado agresivas (freír, hornear, cocinar con olla de presión o en las barbacoas etc.).

Al contrario en invierno es deseable orientarse hacia alimentos de naturaleza caliente, tibia o neutra y se pueden elegir cocciones más largas y, pues, agresivas como las indicadas arriba. Este es el primer criterio.

Las frutas más refrescantes, termogénicamente, son:

      • Melón
      • Sandía
      • Plátano
      • Kiwi
      • Fresas
      • Mora
      • Cerezas
      • Caqui
      • Pomelo
      • Limón

El segundo criterio es cuidar el equilibrio también a la hora de elegir las combinaciones correctas.

Ni en verano hay que enfriarnos como sea y con lo que sea; ni en invierno tenemos que calentarnos a lo bestia. Tanto una como otra cosa harían trabajar en exceso nuestro metabolismo para tratar de equilibrar su temperatura interna.

El  cuerpo necesita pues trabajar en armonía y equilibrio. Cuánto más desarrollemos nuestra capacidad de escucharlo y aprender a interpretar sus señales, más fácil e frecuentemente podremos mantener un estado de equilibrio.

En la próxima entrega compartiré unas recetas súper sencillas y refrescantes para que las aproveches en estos días de tanto calor.

~

Vittoria Veri Doldo ~ Health Coach

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Bienvenidos a Sanate
error: Content is protected !!