Biblioteca virtual,  Coaching, PNL, Inteligencia Emocional

4 pasos para construir tu realidad [Libro disponible]

La vida parece que nos absorba día tras día. El mundo va a un ritmo de vértigo que es casi imposible sostener. El tiempo corre come un misil y ni tenemos forma o herramientas para darnos cuenta. Nos quedamos con una sensación de impotencia, de vacío y de temor, arrastrados por este tremendo torbellino.

Imagen: Museo Digital Tokyo

Por no hablar de las noticias que se difunden a diario a través de cualquier medio de comunicación: gente que mata, gente que roba, gente que sufre. Odio, violencia, desesperación, mentiras, rabia, dolor, maldad. Y ni siquiera el planeta nos puede proteger, ser nuestro refugio, porque al parecer nos lo hemos cargado.

Nos alimentamos de todo esto en nuestro día a día. ¿Y crees que podemos mantenernos en equilibrio y sanos con este despiadado bombardeo constante que nos llega de todas partes a todas horas?

¡Pues la respuesta evidentemente es un claro y rotundo no!

Pues que nos estamos cargando el planeta es un hecho. No lo vamos a negar.

Pero a la Tierra poco le hacen nuestros actos. Ella seguirá su curso y se adaptará a las circunstancias. Cuando las cosas estarán verdaderamente mal, a lo mejor habrá un cataclismo y todo volverá a empezar. Como parece que siempre ha sido en el curso de los milenios. Y nos puede tocar vivir el declive total del planeta y morir durante ese cataclismo. Quien sabe.

Que hay gente que hace cosas malas o que sufre o causa sufrimiento a los demás, también es cierto. Sería de ciegos no reconocerlo, además porque a todos nos habrán pasado ‘cosas malas’ y hemos sufrido o estamos sufriendo.

Que la vida va a un ritmo imparable si, vale, pero esto ya lo podemos cuestionar… Porque en este caso si que mucho puede depender de nosotros y de como decidimos llevar nuestra vida.

Sea como sea, no tenemos el control de nada básicamente, por mucho que nos obsesionamos con lo contrario. Lo que tenemos es nuestra esencia, nuestra fuerza interior, nuestro espíritu y nuestro libre albedrio. Y esto no es poco. Gracias a estos elementos podemos construir nuestra realidad, pase lo que pase a nuestro alrededor.

Construye tu realidad

Imagen: DevianArt.com

¿Cómo?

Primeramente dejando de creer o de depender de lo que nos cuentan los medios de comunicación. Manteniéndonos firmes frente a cualquier tipo de manipulación y teniendo claro que como existen cosas malas en el mundo también existen infinitas cosas buenas.

Por tanto hay que ir a buscar estas cosas buenas que tantísimas personas no paramos de hacer y de vivir cada día. Si queremos que cosas buenas nos ocurran, si necesitamos que buenas personas entren en nuestras vidas y se queden, nuestro objetivo debe ser actuar conforme a estos deseos. Nuestra intención debe ser clara y así alimentar nuestros pensamientos a diario.

Cuando comprendes que tu intención es la herramienta más poderosa que existe, tu forma de vivir la realidad cambiará por completo. Hay un Universo infinito, lleno repleto de oportunidades que están esperando a que decidas que lleguen a ti.

Para hacerlo es fundamental que lo creas. Que abandones la obsesión de querer controlarlo todo y permitas que la vida para la que naciste se desarrolle y puedas ser feliz.

No te quiero vender ni el mito del pensamiento positivo a toda costa ni mucho menos la idea tan de moda de que si quieres puedes, así sin más. Ambas cosas existen, no digo que no, pero requiere trabajo conseguirlas y varían según las circunstancias de cada persona.

Somos Uno

Este es el segundo paso que es importante reconocer. ¿Y qué quiere decir que Todos Somos Uno?

Si te paras un momento a pensar, todos queremos ser felices, sentirnos amados, tener una vida que tenga un sentido y un propósito, sentirnos seguros, tener estabilidad económica y familiar, sentirnos libres, respetados. Al final aunque cada uno tengamos un recorrido diferente y vivamos experiencias distintas, nuestros deseos más profundos, los que vienen directamente del corazón, son los mismos y nos hacen llegar en el mismo lugar.

Por tanto todos alimentamos la misma energía. Y si esto es cierto, todos somos uno el reflejo del otro, nos guste o no admitirlo. Todo lo que nos rodea es un reflejo de nosotros mismos. Quizás sea más fácil entenderlo pensando en las personas con las que interactuamos.

Imagen: Vk.com

Hay personas con las que, por ejemplo, nos sentimos a gusto desde el primer momento. Las necesitamos, necesitamos estar con ellas porque nos permiten sacar la mejor versión de nosotros mismos y alimentarla.

Piensa por un momento en las mejores personas que se han cruzado en tu vida. ¿Qué te atraía de ellas? ¿Qué te aportaron? ¿Y cómo cambiaste estando en contacto con ellas? ¿Qué era lo que más te gustaba de ellas y de ti estando con ellas?

Pues todo lo que identifiques como respuesta no es nada más que algo que existe en ti, en tu interior. Y que por esto reconoces con tanta rapidez y quieres mantener y alimentar en tu vida.

Por lo contrario hay personas que hasta sin conocerlas nos provocan rechazo. Nos molesta su sola presencia. Esto porque determinadas características de estas personas son las que no queremos ver ni reconocer de nosotros mismos.

Hagamos un ejemplo. Todos habremos tenido un jefe o jefa complicado/a, que no nos respetó, que nos mintió, que no reconoció nuestro trabajo, que nunca nos escuchó de verdad. ¿A que si?

Pues crees que a lo largo de tu vida nunca le has faltado al respeto a alguien, o nunca has mentido, o no has reconocido sus esfuerzos o que no has escuchado de verdad? ¿Y que por mucho que entre tus valores vitales tienes claro que quieres respetar a los demás, que no quieres mentir y que quieres mostrarte abierto y compasivo con las personas, consciente o inconscientemente lo has hecho de todos modo?

Pues una cosa no excluye la otra. El problema es que rechazamos nuestra faceta que juzgamos como ‘mala’ y de la que intentamos huir. Pero no se trata de huir, se trata de aceptarla porque gracias a ella somos seres completos. Y se trata de decidir actuar de una forma determinada que consideramos mejor para nuestra vida.

Por esto se nos ha dado el libre albedrio, para que tengamos la oportunidad de decidir según lo que nos reclama nuestra mente y/o según lo que necesita nuestro interior.

Aceptación

Aparentemente son dos polos opuestos: lo que te atrae y lo que rechazas. Cuánto más rechaces tu lado oscuro, negando su existencia hasta cuando lo veas reflejado en los demás, más la vida te traerá personas y situaciones que son el resultado de este rechazo.

La vida funciona como un imán. Atraemos lo que necesitamos para seguir avanzando en nuestro camino. Y negar nuestra naturaleza es el antítesis de nuestra evolución.

Cuando una situación o una persona o bien un acontecimiento nos molesta o simplemente lo rechazamos, nos quedamos enganchados a ello. Siguen ocurriéndonos cosas que nos catapultan justo allí donde no queremos estar. O bien seguimos encontrándonos con personas con las que acabamos teniendo siempre el mismo tipo de relación/problemas.

En el momento en que aceptamos tal y como es esa situación, persona o acontecimiento, ya dejamos de sentir molestia, sufrimiento o rechazo.

Las características de las cuales intentas alejarte con tanta fuerza como sea posible «son las que provocan más turbulencias en tu vida¹». 

Dialogo interno y fuerza interior

Hay dos poderes que emana el Ser: el poder adjudicado y el poder del interior.

El primero es el que se adquiere a través de todo lo que es externo a nosotros y que es parte del mundo material. Fama, dinero, bienes, títulos etc.. «El poder adjudicado puede ser formidable, pero al fin y al cabo se agota. El poder verdadero proviene del interior y su fundamento es espiritual y no material; es permanente y no muere con nuestro cuerpo […]. Cuando actúas con base en esta referencia interna, tu sentido del yo es diáfano y no se ve afectado por factores externos. Ésta es la fuente del poder personal. Cuando los factores externos dejan de influir en tu sentido del yo, te vuelves inmune a la critica y a la adulación. También llegas a entender que todos somos iguales porque estamos conectados con el mismo flujo de inteligencia consciente¹.»

Imagen: AlphaSpirit – Getty Images

Lograr que ningún factor externo nos perturbe evidentemente no es nada fácil. Nuestros pensamientos se ven constantemente influidos por lo exterior y acabamos convirtiéndonos en lo que pensamos. Esto limita o hasta bloquea nuestra evolución y nuestra vida. Y lo que pensamos no es nada más que lo que nos decimos a nosotros mismos en nuestro dialogo interno, todo el rato.

«Debemos examinar nuestra dialogo interno para descubrir los sitios donde bloqueamos el flujo de energía consciente, con el fin de hacer a un lado el ego¹«.

Si nos repetimos continuamente que no hay oportunidades para nosotros, que jamás encontraremos la persona adecuada con la que compartir nuestra vida, o el tan deseado trabajo que nos de estabilidad, o que jamás lograremos ser felices, pues justamente todo esto es lo que conseguiremos. ¡Porque nuestra atención está únicamente centrada en lo que falta en lugar que en lo que potencialmente podemos lograr en nuestra vida!

Te apetece pasar horas y horas con personas negativas, que se quejan todo el tiempo y que boicotean cualquier iniciativa o acción propia y ajena? ¿Te sientes a gusto y motivado al compartir estas actitudes? O te sientes feliz al compartir tiempo con personas que no te respetan, que no te valoran, que te maltratan? ¿O trabajar donde te explotan y casi ni te consideran como una persona, con tus derechos y tus grandes cualidades?

O bien te da energía para dar y regalar compartir tiempo con personas que creen, que tienen esperanza y energía para hacer y deshacer, que aceptan lo que no pueden cambiar y actúan para construir su propia realidad para avanzar? Y que se valoran a si mismas de la misma manera que te valoran a ti, en cualquier contexto y circunstancias?

Pues al final, tenemos lo que creemos merecernos…

Cuando tomas conciencia de que te mereces ser feliz, pues comprendes que puedes elegir. Ningún camino es fácil pero solo uno te lleva allí donde tu corazón anhela y éste es el camino que marca tu voz interior. Si lo sigues no te vas a perder. Jamás.

Si quieres saber más sobre cómo construir tu realidad, reconocer tu poder interior y dialogar sanamente contigo mismo, te invito a descargar y leer este libro: Sincrodestino – Deepak Chopra.

En el, el maestro Deepak Chopra explica además qué es el sincrodestino y cuáles son sus efectos en nuestra vida. Espero que te guste y que encuentres herramientas que faciliten tu camino.

~

[1] Extractos del libro 'Sincrodestino' de Deepak Chopra

Imagen destacada: Self Made Man – Escultura de Bobbie Carlyle


Vittoria Veri Doldo ~ Health Coach

 

Sanate.info

Mi nombre es Vittoria Verí Doldo, una entrenadora persistente, intuitiva, optimista. La vida me tiene enamorada y compartir me aporta felicidad. Soy Health Coach, experta en el desarrollo del capital humano (personal y empresarial); el enfoque de mi trabajo es holístico ya que considero la persona como un todo. ¿Qué más decir? ¡Mi trabajo es mi pasión!

3 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: